Buscar este blog

Cargando...

lunes, 27 de septiembre de 2010

Aparato excretor

El aparato excretor tiene una importantisima misión metabólica en el organismo. Es el encargado de eliminar todos los productos sobrantes de dicho metabolismo y contribuir activamente al mantenimiento del equilibrio hidroelectrolítico. Este aparato se aloja en el abdomen, tanto en su parte más alta (riñones y suprarrenales), como en la inferior. Los elementos que lo constituyen son: los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra.
El aparato urinario es el encargado de recoger de todo nuestro organismo los productos de desecho resultantes de los procesos metabólicos corporales y eliminarlos merced a la formación y expulsión de orina.
Para ello, en el riñón, en los llamados glomérulos, se produce una filtración de líquido que, procedente de los capilares sanguíneos, se dirige hacia los túbulos renales para ser excretado. Durante este trayecto se va modificando la composición de este líquido hasta, finalmente, adquirir la de la orina, la cual está formada por agua en la que hay disueltos iones y numerosos metabolitos resultantes de todas las reacciones químicas del organismo.
La secreción urinaria ya formado es recogida en la llamada pelvis renal y transportada por los uréteres hasta la vejiga urinaria, lugar en que se almacena hasta haber la suficiente cantidad para ser expulsada en el acto de la micción, a través del organismo.
En el varón, la porción terminal de aparato unitario, la uretra, está compartida con el aparato reproductor ya que, durante el acto sexual, el semen debe circular por ella.
No ocurre así en la hembra, en la que hay una separación total de ambos aparatos.
Resumiendo pues, podremos decir que el aparato excretor está formado por:

  • Órgano formador de la orina: el riñón.
  • Sistema de conducción de la orina: los urétreres.
  • Reservorio de orina: la vejiga.
  • Conducto de excreción: la uretra.
Son los órganos fundamentales del aparato excretor, donde se forma la orina.
Aparte de la función de eliminación de productos de desecho, tienen una acción importante de control de la tensión arterial.
Se hallan situados en la región lumbar, a ambos lados u por delante de la columna lumbar.
Son de color pardo rojizo y de un tamaño aproximado de 11 x 5 x 3 cm. Su peso oscila entre 110 y 180 gr.
El riñón izquierdo se halla algo más alto que el derecho (1,5 cm). pueden movilizarse con los cambios de postura y con movimientos respiratorios. Habitualmente se hallan a la altura de las vértebras 12° dorsal - 3° lumbar.
LA NEFRONA
La nefrona empieza en el llamado corpúsculo renal, que es una estructura redondeada de 0,2 mm de diámetro, formada por:
Un apelotonamiento de capilares, el llamado glomérulo.
Una envoltura que recubre al glomérculo, la cápsula de Bowman.
En el interior de la cápsula, la arteriola aferente se divide en múltiples capilares que se juntan en forma de ovillo, para luego reunirse y desembocar todos en la arteriola eferente, la cual sale del glomérulo para seguir luego un trayecto intrarrenal.
Una vez efectuado su recorrido, el túbulo proximal adopta forma recta y se dirige hacia el centro del riñón para girar posteriormente 180° y dirigirse de nuevo hacia la corteza; es el tubo conocido con el nombre de (asa de henle).
Llegado a la corteza, se ensancha de calibre y vuelve a hacerse tortuoso, llamándose a esta altura (túbulo contorneado distal).
En este túbulo distal prosiguen los cambios de composición del filtrado glomerular hasta llegar al tubo colector; los tubos colectores se van uniendo entre sí hasta desembocar en la papila renal.
De un modo esquemático, podremos pues decir que en la corteza renal se hallan básicamente los glomérulos y tubos encontramos los tubos colectores y asas de Henle.
FISIOLOGÍA DE LA NEFRONA
Podemos estudiarla en varios apartados o funciones específicas de la nefrona.
FILTRADO GLOMERULAR
Es el líquido que están filtrando continuamente los glomérulos. La cantidad aproximada que forman es de 125 cc por minuto. Esta enorme cantidad no será expulsada en forma de orina, sino que antes se reabsorberá en gran parte.
Está formada por líquido parecido al plasma, pero sin presencia de proteínas.
REABSORCIÓN TUBULAR
Es la capacidad que tienen los túbulos (proximal, asa de henle y distal) de volver a reabsorber y reintroducir en el torrente circulatorio gran cantidad de los productos que forman el filtrado glomerular.
SECRECIÓN TUBULAR
Las células de las paredes de los túbulos tienen también la capacidad de secretar por su cuenta: los iones de hidrógeno, el potasio y el bicarbonato.
Las principales acciones del riñón son:

  • Mantenimiento de la composición plasmatica



  • Mantenimiento del volumen sanguíneo y de la tensión arterial



  • Mantenimiento del equilibrio de ácido base


  • ENFERMEDADES RENALES MÁS FRECUENTES
    El riñón interviene como pieza fundamental en el mantenimiento del equilibrio bioquímico del organismo. Sus mecanismos de actuación son tan complejos que por si solos justifican la existencia de una especialidad, la nefrología, dedicada exclusivamente al estudio de este órgano y de sus enfermedades.
    INSUFICIENCIA RENAL
    Entendemos por tal un trastorno grave del funcionamiento renal debido a una serie de múltiples procesos que lesionan de modo importante y extenso ambos riñones.
    La función del riñón queda más menos anulada y se observa una notable disminución de la cantidad de orina eliminada (oliguria).
    Si la diuresis desciende por debajo de los 300 cc por día, nos hallamos ante una oliguria grave.
    En ocasiones el riñón interrumpe por completo la fabricación de orina. En estos casos hablamos de anuria (menos de 50 cc en 24 horas).
    Tanto por su modo de presentarse como por su pronóstico y evolución, se diferencian dos tipos de insuficiencia renal bien definidos.
    TUMORES RENALES
    Los tumores del riñón pueden formarse a partir de cualquiera de sus estructuras (parénquima, pelvis, cápsula) y estar constituidos por proliferaciones celulares de cualquier estirpe ( epitelial, conjuntiva vascular…).
    En el adulto, el más frecuente es el tipo epitelial: adenocarcinoma renal, también conocido con el nombre de hipernefroma.
    Se presenta habitualmente por encima de los 50 años, siendo más frecuente en varón que en la hembra (en la proporción de 2 a 1).
    El tumor suele estar bien encapsulado y es de consistencia dura.
    UROPATIA OBSTRUCTIVA
    Entendemos por uropatía obstructiva toda la serie de alteraciones y manifestaciones clínicas que se producen como consecuencia de la obstrucción en algún punto de las vías urinarias. El aumento de presión en el interior de dichas vías repercute en el parénquima renal, ocasionando una atrofia progresiva del mismo.
    Habitualmente la obstrucción afecta solo a un lado (uropatía obstructiva unilateral), aunque en ocasiones puede afectar a ambos (afecciones vesiculares, prostáticas).
    La pelvis renal y los colectores urinarios intrarrenales van sufriendo una dilatación progresiva, pudiendo llegar a contener varios litros de orina.
    Junto a esta dilatación, aparece una atrofia del parénquima renal, lo que conlleva un grado de insuficiencia renal más o menos grave, según la intensidad de dicha atrofia. Esta alteraciones se conocen con el nombre de hidronefrosis.
    Si a este trastorno mecánico del vaciado de la orina se le añade un proceso infeccioso, aumenta mucho la gravedad del cuadro y se produce una descompensación de la enfermedad, que hasta aquel momento se hallaba compensada.
    CAUSAS DE OBSTRUCCIÓN URINARIA
    Son muchísimos los factores que pueden constituir un obstáculo para la circulación de la orina;
    En el riñón
    • Cálculos o piedras. Se hallan en la pelvis y en los cálices renales, produciendo dificultad al paso de orina.
    • Tumores renales, que afectan las vías urinarias
    • Lesiones inflamatorias (papilitis).
    En el uréter
    • Acodamiento del uréter por caída o ptosis del riñón.
    LOS URÉTERES
    Los uréteres son los órganos en forma de largos conductos, que unen los riñones con la vejiga urinaria, transportando hasta ésta la orina fabricada por aquellos.
    La pared está formada en gran parte de su grosor por una capa muscular que está recubierta, internamente, por una capa mucosa y, externamente, por la adventicia.
    Poseen movimiento propio (pequeñas ondas) con la finalidad de impulsar la corriente de orina a su través.
    Su extremo inferior desemboca en la vejiga urinaria, que posee a esta altura un mecanismo valvular que impide que, impide que, al estar llena, se produzca un reflujo de orina hacia arriba, con los trastornos que esto puede ocasionar.
    La principal patología que ocasiona el uréter es la de tipo obstructivo, como ya se ha comentado al hablar de la uropatía de la uropatía obstructiva.
    Es frecuente hallar en su interior piedras o cálculos que , sin llegar a producir una obstrucción total, sí pueden ocasionar sintomatología. Nos estamos refiriendo al “cólico nefrítico”.
    VEJIGA URINARIA
    Es un órgano en forma de saco ovoide que tiene la misión de servir como depósito de la orina fabricada en los riñones.
    Se halla situada en la pelvis menor, por detrás del pubis y por delante del recto, en el hombre, y del útero en la mujer.
    Tiene una gran capacidad de distensión. La sensación de necesidad de orinar no se produce hasta que contiene aproximadamente 350 cc de volumen líquido en su interior se abren dos orificios que son la desembocadura de los uréteres.
    En su parte inferior se halla el orificio uretral, donde se inicia el conducto uretral y por el que sale la orina durante la micción.
    La pared vesical está formada por la capa mucosa (que tapiza la vejiga interiormente), la capa muscular (bastante gruesa) y la capa serosa, más externa.
    En el inicio de la uretra aumenta el número de fibras musculares: es el llamado esfínter interno de la vejiga, que con su contracción y relajación tiene un papel importante en el momento de la micción.
    ENFERMEDADES DE LA VEJIGA URINARIA
    Son muy frecuentes las enfermedades de este órgano, especialmente las de origen infeccioso. Cualquier trastorno del funcionamiento vesical, tanto congénito como adquirido, puede producirlas con gran facilidad. A continuación se comentan las principales afecciones de la vejiga urinaria.
    CISTITIS
    Entendemos por tal la inflamación, habitualmente infecciosa, de la vejiga de la orina.
    En condiciones normales, la vejiga es resistente a la mayor parte de las infecciones, pero hay una serie de factores que pueden facilitar que se produzcan:
    • Caterismo vesical; la presencia de una sonda urinaria provocada cistitis muy frecuentemente, debido a una introducción poco asépca o al arrastre de gérmenes desde la uretra hasta la vejiga.
    • Cualquier defecto en la micción produce un estancamiento de orina, con gran propensión a infectarse (por ejemplo, el adenoma de próstata: pacientes en estado de estupor, trastornos neurológicos…)
    • Propagación de una infección de contigüidad (uretritis gonorreica, pielitis tuberculosa…).
    • La uretra corta implica mucha más propensión a episodios de cistitis.
    • Presencia de cálculos o cuerpos extraños.
    • Existen productos alimenticios que, actuando como irritantes, pueden producirla a determinadas personas (cerveza, mariscos, rábanos).
    LA URETRA
    La uretra es el conducto terminal del aparato excretor, que recoge la orina de la vejiga y la transporta hasta expulsarla al estertor.
    En la mujer tiene un trayecto muy corto que termina en el vestículo de la vagina.
    En el hombre su trayecto es mucho más largo; la primera porción se denomina uretra prostática por estar contenida dentro de esta glándula. Puesto que su función es en parte perteneciente al aparato reproductor y en parte al aparato excretor, se comenta en aquel apartado tanto en su anatomía como en su fisio-patología.

    INTRODUCCIÓN
    El sistema urinario cumple la función de filtrar el plasma sanguíneo. De esta forma mantiene un ambiente interno óptimo para el desarrollo de los demás procesos fisiológicos. Además de retener los iomes, los azúcares, los aminoácidos y el agua, separa y evacua los desechos del metabolismo. En los riñones tienen lugar la filtración del plasma y la formación de orina, que se elimina al exterior mediante un sistema de conductos. Cerca del 75% de las sales, la urea y el agua sobrante se excretan por el sistema urinario. La función del sistema excretor le complementan los pulmones mediante la espiración del co2 y el vapor de agua, e intestino através de los pigmentos biliares y la piel pues el sudor transporta agua, sales y urea.
    CONCLUSIÓN
    Se logró hacer más entendible el tema de la excreción humana, incluyendo los órganos que lo componen, sus funciones y demás características fundamentales de dicho aparato.
    También se logró analizar a fondo cada uno de los órganos que pertenecen al sistema excretor, su estructura, sus funciones , sus sistemas, etc.


    Sistema excretor animal.

    INTRODUCCIÓN.
    Durante el proceso de evolución de los animales surgieron sistemas excretores que permitieron la adaptación a muchos ambientes distintos. Los animales que sobreviven hasta la actualidad, demuestran su capacidad de excreción y osmorregulación para responder favorablemente al ambiente. Existen diferentes medios osmóticos, así también diferentes sistemas excretores y osmorreguladores de los animales, para mantener un medio interno adecuado (homeostasis) que le permite sobrevivir en esta lucha constante por la vida.
    Los productos de excreción se relacionan con la nutrición del animal. Si se consume alimentos ricos en glúcidos y lípidos, se elimina poco desecho nitrogenado. Si se consume alimentos ricos en proteínas, se elimina abundante desecho nitrogenado en la orina. Estos nutrientes aportan los elementos (aminoácidos) necesarios para el crecimiento, formación de estructuras y renovación de tejidos, aunque aportan pocas calorías.
    EL SISTEMA EXCRETOR EN LOS INVERTEBRADOS.
    INVERTEBRADOS SIN SISTEMA EXCRETOR.
    Las esponjas y los celentéreos carecen de órganos excretores especializados, por ello los desechos nitrogenados son eliminados por toda la superficie corporal.
    El principal desecho nitrogenado que eliminan es el amoníaco (NH3), clasificándose por esa razón como amoniotélicos.
    También pueden producir úrea y ácido úrico en pequeñas cantidades, los productos excretados salen por el simple mecanismo de difusión.
    INVERTEBRADOS CON SISTEMA EXCRETOR.
    Platelmintos.
    Las planarias poseen protonefridios como órganos excretores. Los protonefridios están constituidos por células flamígeras, provistas de cilios y una desembocadura tubular que termina en un poro excretor (llamado nefridióporo).
    Las células flamígeras favorecen por medio de sus cilios, la movilización de agua, sales minerales y amoníaco hacia el tubo excretor. A lo largo del .tubo excretor se reabsorbe parte del agua y sales minerales, los desechos salen por el nefridióporo.
    Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
    Nemátodos.
    Los nemátodos marinos poseen una célula renoidea o renete, en la cavidad seudocelómica que desemboca a través de un poro excretor.
    En los nemátodos terrestres más evolucionados se presenta un sistema tubular, los túbulos en H, que consta de dos tubos longitudinales y uno transversal, los cuales desembocan a través de un conducto en un poro excretor. Excretan amoníaco y úrea.
    Anélidos.
    Los órganos de excreción en las lombrices, son metanefridios. Estos metanefridios están constituidos por nefrostomas y túbulos complejos, que antes de abrirse al exterior forman una dilatación llamada vejiga. Los nefridióporos están situados al exterior, algunos culminan en el intestino (enteronefridios).
    Para realizar la excreción, el líquido celómico del somite anterior penetra por el nefrostoma, y a medida que pasa a través del túbulo, se transforma en orina. Conforme la orina se forma a lo largo del tubo, van variando las concentraciones de los elementos que la forman, lo que nos indica que sustancias se reabsorben y cuáles se eliminan, así como el control del agua según las necesidades del organismo. Eliminan principalmente úrea.
    Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
    Moluscos.
    Los moluscos constan de un par de metanefridios tubulares, denominados Órganos de Bojanus. Uno de los extremos de estos nefridios está en contacto con ell1uido celómico de la cavidad pericárdica a través del nefrostoma y terminan en el otro extremo, desembocando en la parte posterior de la cavidad del manto por un nefridióporo.
    La orina, al final, está constituida principalmente de amoníaco en los moluscos acuáticos, y de ácido úrico, en terrestres; la orina es transportada a la cavidad del manto.
    Artrópodos.
    En este phyllum encontramos gran diversidad de adaptaciones para la excreción, dada la variabilidad de formas y adaptaciones a diferentes hábitat, tal vez gran parte del éxito de este grupo se debe a la capacidad de reabsorción total o parcial del agua, de tal forma que su orina puede ser líquida o sólida.
    En arácnidos los órganos excretores son nefridios muy modificados, llamados glándulas coxales. Además tienen los tubos de Malpighi.
    Las glándulas excretan orina diluida, mientras los tubos tienen la capacidad de excretar una orina sólida cuyos desechos son principalmente a base de guanina pudiendo también excretarla en forma de cristales. En crustáceos, los órganos osmorreguladores son las glándulas antenales o las glándulas maxilares. Estas glándulas constan de un saco terminal y uno o varios túbulos excretores, en el saco se acumula por filtración el líquido u orina que es conducida por los túbulos hacia la vejiga que desemboca justo en la base de las antenas o maxilas.
    Las branquias intervienen en la eliminación de amoníaco y son sus verdaderos órganos excretores. Probablemente en insectos, los túbulos de Malpighi alcanzan mayor especialización que en los demás artrópodos. En las partes proximales del tubo suele reabsorberse agua y iones inorgánicos que regresan a la hemolinfa, en otras ocasiones es el epitelio del bulbo rectal el que regresa estas sustancias.
    Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
    Equinodermos.
    En este phyllum no encontramos un verdadero sistema excretor, sin embargo, el sistema hemal desempeña en parte estas funciones, ya que por él circulan sustancias de desecho, principalmente amoníaco y células llamadas celomocitos que engloban a las sustancias excretadas, éstas se transportan hacia las pápulas o hacia los pies ambulacrales y pasan al exterior.
    La difusión del amoníaco hacia el exterior, se realiza también por áreas delgadas de la superficie corporal, como los pies ambulacrales y pápulas branquiales.
    APARATO EXCRETOR EN LOS VERTEBRADOS.
    En los vertebrados, los principales órganos excretores son los riñones, estos son los que se encargan de eliminar los desechos (productos delmetabolismo celular) y el exceso de agua.
    Los riñones de los vertebrados tienen un desarrollo evolutivo, presentándose una sucesión de dos a tres estadios denominados: pronefros, mesonefros y metanefros.
    RIÑÓN PRONEFROS.
    Está localizado en la región delantera del cuerpo, es el primero en aparecer, y lo encontramos en todos los embriones de los vertebrados. Presentan nefrostomas que se comunican con la cavidad celómica y los vasos sanguíneos.
    RIÑÓN MESONEFROS.
    Está localizado más centralmente en el cuerpo. Es el segundo en aparecer y lo encontramos en peces y anfibios. Presenta nefrostoma atrofiado, tomando la función filtradora la cápsula de Bowman que se une al glomérulo. Los reptiles, aves y mamíferos también lo presentan pero en estadio embrionario.
    Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
    RIÑÓN METANEFROS
    Está localizado más caudalmente en el cuerpo. Es el riñón más avanzado de los vertebrados, está presente en reptiles, aves y mamíferos. Los nefrostomas han desaparecido, no existe comunicación con el celoma. El tubo colector forma una cápsula que está unida íntimamente a los vasos sanguíneos que forman un glomérulo.
    Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
    LA REGULACIÓN OSMÓTICA: OSMORREGULACIÓN EN PECES.
    Animales de Agua Dulce.
    El agua dulce es extremadamente diluida y tiene una concentración de sal muy inferior a la de la sangre de peces de aguadulce. De esta manera el aguapor ósmosis tiende a ingresar al cuerpo del pez, y las sales se pierden por difusión al exterior a través de las branquias. Sus mecanismos de regulación son:
    El exceso de agua es bombeado al exterior por los riñones que tienen muchos glomérulos, formando una abundante orina diluida.
    Las células absorbentes de sales localizadas en las branquias transportan activamente iones desde el agua a la sangre. También recuperan sales de los alimentos.
    Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
    Animales de Agua Salada.
    Peces Óseos. Al tener una concentración salina más baja que el agua marina circundante, los peces marinos tienen a perder agua y ganar sales. Para compensar la pérdida de agua los peces óseos beben agua de mar, la sal es transportada por la sangre hasta las branquias donde son segregados al exterior por células secretorias de sales. Sus riñones presentan pocos glomérulos formando una orina escasa y concentrada.
    Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
    Peces Cartilaginosos. La composición de sales de la sangre de un pez cartilaginoso es similar a la de los peces óseos. La sangre también transporta úrea que la mayoría de animales excretan en la orina. El riñón de los peces cartilaginosos conserva úrea y permiten que se acumule en la sangre. La úrea sanguínea junto con las sales sanguíneas hace que la concentración interna supere ligeramente la del agua marina, solucionando de esta manera su problema de pérdida de agua.